En Mai

Creemos que la personalidad es el accesorio más importante de una persona, y nuestras joyas el complemento perfecto para que nunca dejes de brillar. Nos inspiramos en la naturaleza, sus colores y texturas, creamos colecciones que conecten a las personas con los diferentes elementos de la tierra. Diseñamos joyas atemporales y piezas minimalistas para que puedas usarlas en cualquier momento. 

Realizamos una fina selección de piedras semipreciosas que incrustamos en piezas de plata 925 y baños en oro. Nuestros tesoros te acompañarán en todas tus aventuras! la idea es que no te los saques más.
Diseño nacional
Productos exclusivos
Colecciones limitadas
Nuestra Historia

Somos dos hermanas, Carolina y Macarena. Una soñadora y la otra aterrizada, combinación totalmente opuesta pero equilibrada. Creamos esta marca hace 6 años, cuando teníamos 19 y 20. Todo comenzó unos cuantos años más atrás, cuando desde muy pequeñas nos dedicábamos a hacer pulseras de mostacillas en nuestro tiempo libre. Nos fascinaba la idea de hacer nuestros propios tesoritos y regalar a nuestros familiares y amigas cosas hechas por nuestras manos.
Un día decidimos abrir una cuenta de Instagram y promocionar nuestras creaciones. Al principio trabajamos con hilos, macramé y piedras, todo muy rústico. De a poco fuimos agarrando vuelo y comenzamos a vender en nuestra casa en los clásicos showrooms y algunos bazares. Después de 2 años, en el 2016, ingresamos a La Trapa, la primera concept store de Santiago.

Fue en ese momento que decidimos formalizar la empresa y nuestra vida cambio en 180º. Decidimos cambiar los materiales que usábamos por plata 925 y baños en oro, buscando crear productos de mejor calidad para que nuestros clientes puedan usar siempre.
Hasta ese momento, nosotras hacíamos todo con nuestras manos, piedra por piedra, mostacilla por mostacilla, hilando cada uno de nuestros accesorios.



Estábamos creciendo y no queríamos delegar nuestras labores, creíamos que nadie iba a trabajar con tanto amor y cariño nuestros tesoritos. No dábamos abasto con la demanda y en medio del caos nos contactó una empresa brasileña, quien ahora manufactura la mayoría de nuestras piezas. Viajamos a Brasil a conocer la fabrica en las afueras de una remota ciudad, sin expectativas. Diseñamos nuestra primera colección allá, con ayuda de todo el equipo, fue mágico y sabíamos que algo grande se venía.
Y así fue, 2 años más tarde, en diciembre de 2018, abrimos nuestro primer punto de venta como marca propia en Parque Arauco, ¡el desafío más grande del mundo! Todavía no terminábamos nuestras carreras y no sabíamos cómo iba a resultar este inmenso proyecto.


Un año después, surgió la oportunidad de abrir nuestro segundo punto de venta en Casa Costanera, en pleno estallido social, pero bueno, como dice el dicho "el que no se arriesga, no cruza el río". 

No olvidamos nuestro pasado, todo lo contrario, nos encanta recordar nuestros inicios y el crecimiento orgánico a través de los años. Jamás imaginamos llegar donde estamos ahora. Estamos infinitamente agradecidas de todos los que han sido parte de esta gran familia: nuestros papás por su apoyo extra incondicional, nuestros amigos, la Isa, nuestra mano derecha, todo el equipo Mai y, lo más importante todos los clientes que han confiado en nosotras.

Ahora estamos en un nuevo escenario, nos toca enfrentar una pandemia, nos adaptamos día a día a este nuevo desafío y cuesta planificar a largo plazo. Muchas veces nos sentimos angustiadas ya que la incertidumbre es fuerte, pero no dudamos de nuestra misión como empresa, nuestros sueños y objetivos.
Anécdotas divertidas:

Cari: "Hace 3 años mas o menos, iba en la micro camino a la universidad y quedó en pana. Recuerdo que siempre me llamaban números desconocidos y nunca contestaba, pero ese día estaba aburrida y en pana así que contestar iba a ser un panorama que me ayudaría a pasar el tiempo. Era un número extranjero pero contesté, y esa llamada cambio mi vida. Era una mujer brasileña que no hablaba muy bien español, logré entender que buscaba al representante de Mai para una propuesta. Hoy, esa empresa es nuestro máximo proveedor. Además de permitirnos diseñar nuestras joyas, confeccionan cada pieza con el máximo estándar de calidad. Desde ese día, contesto todas las llamadas telefónicas, quien sabe si podrían ser una nueva oportunidad."

Maca: "Nunca voy a olvidar una situación qué pasó hace como 5 años atrás, cuando aún vendíamos en nuestro departamento. Una vez discutí con mi hermana (la Cari) porque ella quería exhibir un collar que yo encontraba realmente horrible. La reté y le dije que me parecía pésima idea y que iba a espantar a nuestras clientas (qué mala jajajajaja). Unos minutos después, entró al showroom una clienta, se enamoró del collar y lo compró. Desde de ese día, nunca más critiqué sus diseños. Aprendí que todos tenemos gustos muuuy diferentes, empezar a trabajar en equipo tomando en cuenta todas las ideas, podría ser la clave para crecer como emprendimiento."